PRESENTACIÓN DE LA PUBLICACIÓN “BIOHACKING AL MAR MENOR” EN ASAJA MURCIA.

Agricultura: PRESENTACIÓN DE LA PUBLICACIÓN “BIOHACKING AL MAR MENOR” EN ASAJA MURCIA.

c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-links-2–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-shortcode-0–>

El pasado lunes 9 de octubre tuvo lugar la presentación de la publicación “Biohacking al Mar Menor y Campo de Cartagena” ante representantes de ASAJA en las instalaciones de la organización.

Biohacking del Mar Menor, el gigante con patas de plomo

En la década de 1960 se utilizaron 30 millones de toneladas de escombros y estanques mineros para ganar terreno al mar y desarrollar y construir playas.

Cuando el fondo marino es desplazado por un barco o DANA, los niveles de metales pesados ​​tóxicos se disparan.

La lixiviación deja 121 años de ahogamiento ecológico, o la implementación de una solución de Biohacking en 1 año.

AURELIAN BIOTECH presenta en ASAJA el libro “Biohacking al Mar Menor y al Campo de Cartagena”, un ensayo de divulgación científica que aborda el problema y la solución a cincuenta años de lixiviación de metales pesados, principalmente plomo – zinc (+cadmio) en el Laguna cuaternaria.

En España, desde 1980 están prohibidas las construcciones con tuberías de plomo, y desde 2002 la ley exige la retirada de las tuberías restantes de los edificios; Sin embargo, el Plan Bonet o Plan Nord (1961), conocido hoy como La Manga del Mar Menor, utilizó aproximadamente 30 millones de toneladas de vertederos y balsas mineras para construir durante los años 1963 y 1975, con un contenido medio del 0,2%. residuos de plomo, zinc, cadmio y otros metales pesados.

De los 330 Mt de residuos mineros de la Sierra Minera de Cartagena, más de 30 Mt. se destinaron a la construcción de La Manga, y 200 Mt. aún permanecen en la montaña a la espera de ser restaurados, o al menos descontaminados mediante el “Biohacking”. ”. » esto no ocurre en entornos de parques naturales como ocurrió con la laguna Cuaternaria.

El ensayo científico hace un inventario detallado de lo sucedido desde 1963 y aborda la recuperación del Mar Menor en un plazo de 9 meses (fase inicial) para devolver la biota a un estado anterior a la acción contaminante del hombre, la bioacumulación creada por las enormes «infusión», que trae más de 12.000 toneladas de concentrados tóxicos (principalmente plomo, zinc y cadmio) situados desde entonces bajo el nivel freático, y que ha lixiviado 3.700 toneladas al fondo de la laguna Cuaternaria (una media de 28 g/m2) . Falta por lixiviar cerca del 80%, se estima que esto sucederá en 121 años.

La agricultura y la ganadería han sido y son los sectores injustamente demonizados durante décadas por su aporte de nitratos y sus fugas al acuífero, que son sólo contaminantes difusos. El ensayo científico también abordó el problema a través del Biohacking Agrícola, que: elimina olores y nitratos (gases de efecto invernadero – GEI), bifertiliza de forma natural los cultivos del Campo de Cartagena, a la vez que utiliza biosílices y zeolitas para descontaminar suelos sobreexplotados.

Las zeolitas y biosílices han sido utilizadas durante décadas por los sectores medioambientales y hoy constituyen uno de los ingredientes activos en la descontaminación ambiental de lagunas y su entorno, tal como lo fueron para otras industrias, como la depuración de gases en la petroquímica o el óxido nitroso (N2O). en catalizadores, eliminar metales pesados ​​en depuradoras, o incluso reducir la dureza del agua en lavavajillas (ahora de uso diario), todo ello respetuoso con el medio ambiente, el agua, la flora y fauna terrestre y acuática.

Además, en Asaja Murcia se presentaron diez (10) propuestas de medidas necesarias para neutralizar los efectos del Antropoceno, en la tierra (5), en las playas (4) y en la laguna (1). Estas diez medidas permitirán que la laguna del Mar Menor vuelva a la normalidad ecológica en un plazo de 9 a 12 meses, y deberán ir acompañadas de un mantenimiento anual para evitar lixiviaciones y futuras entradas de contaminantes, así como las posteriores a la DANA, que son impredecibles. .

Las soluciones para los bulevares Beal, Albujón, Las Matildes, Ponce y Carrasquilla también son abordadas en el ensayo científico, brindando sin demora una solución adecuada, precisando que los residuos que podían llegar al Mar Menor eran transportados en camiones de construcción, hace seis décadas. desde los años sesenta, y no por agua o viento, como creen algunas hipótesis.

“El biohacking es la solución definitiva al paso del Antropoceno por la laguna Cuaternaria, poniendo fin a un episodio que conmueve a Murcia, a España y también a toda Europa”, afirma Félix Navarro, autor de la obra y cofundador de Murcian asociación. empresa de biotecnología Aurélian.

La obra es gratuita y se puede descargar desde el enlace. https://biaurelian.com/MarMenor



Fuente de la Noticia

Fuente de la imagen: www.asajamurcia.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *