La dulce Navidad de Caravaca

Caravaca: La dulce Navidad de Caravaca

c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-links-1–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-shortcode-0–>

Cada año, la Navidad trae consigo un buen puñado de costumbres y tradiciones que se repiten, casi al unísono y como si nos hubiéramos puesto de acuerdo en uno de estos gigantescos grupos de WhatsApp, en prácticamente todas las zonas de la Región de Murcia. Montar el muy murciano Belén; hacer licores clásicos de invierno alcoholcafé, vino de nueces, mistela, que se elaboran durante los meses anteriores; la loca carrera hacia las tiendas para abastecerse de los codiciados camarones, pierna de cordero o queso de cabra, y la caldico con pelota para cuando el sistema digestivo pide cuartel. Y por supuesto no pueden faltar los tradicionales dulces de pascua de los cuales en nuestro Noroeste y nuestra Caravaca de la Cruz tenemos una buena oferta, para el deleite de grandes y pequeños golosos.

Las incomparables raíces árabes del dulce navideño murciano

El origen más primitivo de los dulces navideños, sin ser objeto de consenso absoluto, nos remonta a una celebración de Solsticio de inviernoun evento cuyas horas de luz se extienden hasta el día, recibiendo los hogares un acontecimiento tan astronómico con la degustación de dulces elaborados a base de trigo.

Más cerca de nuestro tiempo está el origen. religiosoel mandato de comer menos carne y sustituirla por preparaciones sencillas hechas de trigo y azúcar que se asemejan El cuerpo de Cristo.

En la Región de Murcia, dada la presencia secular de musulmanes y la frontera con los reinos nazaríes, hemos heredado algunas de las elaboraciones de repostería árabe con las que finalizamos las comidas navideñas y de las que, como si se siguiera un estricto protocolo, podemos Difícilmente encontraremos rastro alguno fuera de este periodo. Estos dulces tienen como ingredientes básicos almendraintroducida en la península por los musulmanes, y la Estimado, muy popular en la repostería árabe. Así tenemos al propio caravaqueño alfajor, Imprescindible en toda mesa, laborioso de preparar pero de sabor muy dulce. Una pasta compuesta por la mencionada almendra y miel, con variaciones de cada casa como canela, ralladura de limón, anís… aplanada entre dos grandes tortitas que tradicionalmente presentan la Cruz de Caravaca. No en vano nuestra ciudad es desde hace generaciones un importante productor de barquillos, que se han vuelto muy populares en toda la región del Noroeste.

Otro dulce regalo de Navidad en nuestros hogares es cordialpequeño y humilde bocado de almendra y azúcar sobre una base, una vez más, de siempreviva rebanada de Caravaca.

Más propio de las latitudes septentrionales del Noroeste, pero muy consumido y demandado en Caravaca, es el exquisito Mazapán, del que se dice que alimentó a las tropas musulmanas durante la famosa batalla de Las Navas de Tolosa. Se trata de un postre saciante y sustancioso, de nuevo de claro origen árabe, dados sus ingredientes clásicos de almendra y miel.

«¡No eres un verdadero cristiano si no comes este dulce! »

Si bien puede parecer una historia, había ciertas delicias navideñas que era mejor comerlas en público u ofrecerlas a los visitantes para demostrar su propio cristianismo abierto. Y esto por una razón muy sencilla: entre sus ingredientes se encontraba la manteca de cerdo; utilizado por los cristianos, prohibido a los musulmanes. En este sentido, un postre clásico de Semana Santa es manteca, elaborado con huevos, canela, azúcar y la mencionada mantequilla. En nuestro país es muy común encontrarlos con forma de corazón o estrella. Sin olvidar a los populares manchego espolvoreado con azúcar glas.

Los mismos de aquí, todos

Ya os hemos hablado de la tradicional. alfajor caravaqueño, pero este viaje por la repostería de Semana Santa no estaría completo sin la exquisita Amarillos de caravaca, dulce emblema de nuestra comuna y cuya tradición se remonta a varios siglos. Este producto, del que cada panadería guarda celosamente su propia receta, se basa en yema de huevo y azúcar, mezclados hasta obtener una textura cremosa y cubierto con chocolate sólido o caramelo. Un auténtico espectáculo para el paladar, y no podrás comer solo uno.

Éstas son las delicias navideñas más típicas de Caravaca y alrededores, pero seguro que no faltan turrones, chocolates, Polvorones y otras delicias eternas en la bandeja de la casa de los abuelos.

Ya sea que prefieras dulce o salado, ¡Feliz Navidad y un mejor Año Nuevo!



Fuente de la Noticia

Fuente de la imagen: www.turismocaravaca.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *