UPCT: José Luis Vicens, alumno más veterano de la UPCT: “El aprendizaje debe ser enriquecedor”

c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-links-1–>c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-shortcode-0–>

José Luis Vicens en la escultura en homenaje a los alumnos.


Nació en 1949 en Linares. Es el alumno de mayor edad de la UPCT. Cuando buscas en Google su nombre, José Luis Vicens Moltó, aparece en Linkedin como “estudiante”. Al mirar el apartado de su formación se puede leer un listado de estudios universitarios desde 1970: médico, cirujano ortopédico y traumatólogo de especialidad, ingeniero agrónomo y máster en Ingeniería Ambiental y Procesos Sostenibles, en Técnicas Avanzadas de Investigación en Desarrollo Agrario y Alimentario y en Energía renovable. Actualmente es estudiante de doctorado en el programa de Tecnologías Industriales.

Los profesores consultados destacan que cuando egresó de la Escuela de Ingeniería Agrícola “motivó al resto de los estudiantes”. Esto fue entre 2004 y 2007. Se afirma que su actitud benefició a toda su promoción. “Es alguien que estudia porque quiere, porque le gusta”, explican. Inició esta nueva carrera académica a los 58 años. Su esfuerzo le valió el Premio Extraordinario de Fin de Año y el Agustín Diéguez de la Escuela Industrial. Y también se involucró, al punto que fue delegado de curso y del Colegio de Ingenieros Agrónomos.

“Mi compañero de agronomía me recibió muy bien, mucho mejor de lo que hubiésemos recibido cuando yo estudiaba medicina”, dice con satisfacción. “Me sorprendió que me trataran como a los demás desde el principio”, recuerda. “Lo pasamos bien, aunque los exámenes fueron difíciles. También estoy abrumado y sufriendo estrés como el resto de los estudiantes. Yo también tuve fracasos. «Me ha pasado de todo», concluye. «El esfuerzo mental y el ejercicio tienen sus límites, al igual que los límites físicos. Tiene que ser gratificante, si es agotador no merece la pena. Difícilmente», argumenta.

Ahora, con setenta años, decidió hacer un doctorado para evitar el esfuerzo de memorización que exigen los exámenes. Su tesis, dirigida por Blas Zamora, se centra en el aprendizaje de la ingeniería, a partir de su propia experiencia.

También impartió, como profesor, cursos de Matlab organizados por SAIT, reuniendo hasta 300 estudiantes. “Quería devolverle al sistema todo lo que me dio”, comenta.

Médico de Marina en Madrid, Cádiz y Cartagena, se jubiló con el cargo de comandante. Y desde entonces se dedicó a ampliar sus estudios universitarios. «Tenemos que hacer algo. Cuando me jubilé no tenía edad para dedicarme a la camilla», explica. “Tenía una vida profesional muy activa, casi frenética, y de repente todo se paró. Necesitaba ocuparme de algo”, añade.



Fuente de la Noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *